martes, 23 de abril de 2013

SEGURIDAD CIUDADANA: RETO COMO POLÍTICA PÚBLICA


SEGURIDAD CIUDADANA: RETO COMO POLÍTICA PÚBLICA
Por. Dr.Ing.Abog. ROLANDO REATEGUI LOZANO
Profesor Universitario y Dirigente Regional del Movimiento de Afirmación Social (MAS).
Los altos índices de asaltos, asesinatos, violaciones, robos al paso, violencia familiar entre otros, es uno de los grandes problemas sociales en el País y por ende en nuestra Región San Martín. Pero ¿Que es Inseguridad Ciudadana?. Una aproximación a la definición: es el temor a posibles agresiones, asaltos, secuestros, violaciones, de los cuales podemos ser víctima. La inseguridad ciudadana es uno de los principales problemas que percibe la sociedad con “aproximadamente el  74%. Y preocupa especialmente de sobremanera que entre las víctimas y los victimarios de la violencia y el delito se destacan los niños, niñas y jóvenes de entre15 y 29 años de edad, con una tasa de homicidios que se eleva a 68.9/100.000. El desglose de las cifras demuestra que para la población joven de ingresos altos, la tasa es de 21.4/100.000, mientras que para la población joven de sectores de ingresos medios y bajos, se eleva a 89.7/100.000. También en este caso la región registra la tasa de violencia más alta del mundo". Según el Observatorio de Criminalidad del Ministerio Público, la comisión de delitos en Lima y Callao aumentó en 80% entre el 2000 y el 2011. Pero según la última encuesta publicada el 2012 por el INEI, indica que en San Martín 10.9% de delitos han sido registrados.
Otro aspecto importante a tomar en cuenta es la percepción ciudadana sobre qué es lo que explica la violencia y la inseguridad. Un 77% la atribuye a la pobreza y la falta de empleo, un 34% a la situación de las familias, 33% a la falta de oportunidades de los jóvenes, 28% al fácil acceso a las drogas y al alcohol, 22.2% a problemas de la policía (ineficiencia y falta de recursos), un 21.8% (que varía de acuerdo al estrato socioeconómico) a las leyes blandas y un 17% a la problemática de la justicia.
Y ¿cuáles son las principales causas?. He aquí, algunas de ellas:
La inseguridad ciudadana no es nuevo en el país. Desde 1,940 aproximadamente el Perú fue cambiando de rural a urbano, comenzaron las migraciones masivas no sólo a Lima, sino también a las grandes ciudades de las costa y la sierra, mientras el Estado centralista se fue deteriorando, hasta ponerse de espaldas a la realidad de la inseguridad ciudadana.
El olvido y la exclusión de las etnias serranas y selváticas por parte del Estado, creó en las grandes ciudades un mecanismo de supervivencia “la informalidad”, dentro de un desmedido crecimiento urbano producto de la migración rural, mientras el Estado sólo combatía la delincuencia con más leyes y más cárceles, por ello en la salud como en la seguridad siempre será más barato prevenir que curar.
Otra de las causas de inseguridad que se detectan, está el desempleo que vive una gran cantidad de personas; las personas que atentan contra los bienes y la integridad física de los ciudadanos lo hacen, frecuentemente, por no tener un empleo estable que les garantice ingresos suficientes para mantener a su familia.
También, se identifica a la pobreza como otra causa que puede generar agresividad y que causa, además, altos índices de delincuencia que, generalmente, se ubican en las zonas marginales de la ciudad.
La falta de educación es otra causa. La escasa (y, muchas veces, inexistente) educación de los ciudadanos genera delincuencia, agresividad y, por supuesto, inseguridad en aquellas personas que se mantienen al margen, pero que son los que sufren las consecuencias de esta situación.
Asimismo, la cultura tan pobre de nuestra población genera altos índices delictivos y de agresividad contra las personas. Puede afirmarse que, cuanta menos educación y cultura tengan las personas, más propensas a la delincuencia y al crimen serán.
Y ¿qué debe hacer el Estado y los Gobiernos Regionales?. El Pilar Fundamental: Las Rondas Campesinas.
La inseguridad ciudadana puede ser superada si el Estado crea un sistema educativo que disminuya las cifras de deserción escolar que inciden en la criminalidad, y que, además, ofrezca oportunidades laborales a todos los sectores de la sociedad.
Debido a la ausencia de políticas públicas en Seguridad Ciudadana por parte del Estado, las Rondas Campesinas, las cuales están amparadas en la Ley No 27908 se convierten en uno de los  principales pilares de la sociedad en seguridad comunal y del pueblo, ya que, como forma autónoma y democrática de organización comunal, pueden establecer interlocución con el Estado, apoyan el ejercicio de funciones jurisdiccionales de las Comunidades Campesinas y Nativas, colaboran en la solución de conflictos y realizan funciones de conciliación extrajudicial conforme a la Constitución y a la Ley, así como funciones relativas a la seguridad y a la paz comunal dentro de su ámbito territorial. Los derechos reconocidos a los pueblos indígenas y comunidades campesinas y nativas se aplican a las Rondas Campesinas en lo que les corresponda y favorezca.
Las rondas Campesinas respetan los Derechos Humanos en el marco de la interpretación intercultural. Las sanciones por las infracciones o delitos están orientadas a la devolución o reparación del daño causado y de modo complementario los sancionados deben hacer ejercicios físicos o recibir latigazos; hacer turnos de ronda en la noche y participar en las obras comunitarias en el día cuando se impone la cadena o resguardo ronderil, en cuyo caso están garantizados sus derechos a alimentación, hospedaje y visita de sus familiares.
Además las 11 funciones que especifica en su Reglamento indica que donde exista rondas deben  a) Contribuir a la defensa de la integridad física, moral y cultural de los miembros de la Comunidad Campesina, de la Comunidad Nativa, del Caserío u otro centro poblado, para mantener la paz y seguridad de la población, así como contribuir con el progreso de su pueblo. b) Contribuir a garantizar el ejercicio de los derechos y el cumplimiento de los deberes de los miembros de la Comunidad Campesina, de la Comunidad Nativa, del Caserío u otro centro poblado al que pertenecen, de conformidad con la Constitución y las leyes. c) Coordinar con las autoridades comunales en el ejercicio de las funciones que ejercen en uso de sus costumbres, respetando los derechos consagrados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Convenio OIT 169, la Constitución y las leyes. d) Intervenir en la solución pacífica de los conflictos que se susciten entre los miembros de la comunidad y otros externos, siempre y cuando la controversia se origine en hechos ocurridos dentro de su ámbito comunal. e) Actuar como interlocutor con el Estado. f) Participar, controlar y fiscalizar los programas y proyectos de desarrollo que se implementen dentro del territorio, así como denunciar la inconducta funcional de cualquier autoridad, de acuerdo a ley. g) Contribuir a la preservación de su medio ambiente. h) Coordinar en el marco de la legislación nacional, con las autoridades políticas, policiales, municipales, regionales, representantes de la Defensoría del Pueblo y otras de la Administración Pública. i) Establecer relaciones de coordinación con las organizaciones sociales rurales y entidades privadas. j) Promover el ejercicio de los derechos y la participación equitativa de la mujer en todo nivel; tener consideración especial a los derechos del niño y del adolescente, de las personas discapacitadas y de los adultos mayores. k) Prestar servicio de ronda. La organización de grupos, la elección de los responsables, así como la asignación de responsabilidades y frecuencia de atención del servicio de ronda se regula por el Estatuto de cada Ronda Campesina o Comunal.
Existe una base Legal y la voluntad de las comunidades en organizarse, lo que falta es la voluntad política del gobierno en articular con las rondas campesinas para que hagan mejor su trabajo y lo que debe hacer el gobierno es dejar de lado de una vez por todas, a aquellas organizaciones paralelas como grupos de autodefensa y Seguridad Ciudadana, que en nada contribuyen a la Seguridad Comunal y del pueblo.

6 comentarios:

  1. La inseguridad ciudadana es un problema que muchos países afrontan, pero se necesita dar soluciones concretas y urgentes, puesto que esta va dominando y pronto se escapa de las manos, es necesario hacer un modelo diferente, por que hasta ahora no se ve algo efectivo, pero en algunos lugares como Cajamarca, los ronderos están tratando de corregir hasta a su propia familia con sus métodos propios.

    ResponderEliminar
  2. La inseguridad ciudadana efectivamente es un problema de nunca acabar, pero se necesitan politicas publicas y mayor participacion ciudadana, comunicacion constante de los vecinos de personas extrañasy sospechosas en su barrio, especialmente de colombianos con el cuento de prestamistas asaltan a mano armada, todos debemos ejercer la seguridad ciudadana y colaborar holisticamente con los gobiernos muncipales en lo que respecta a la seguridad ciudadana.

    ResponderEliminar
  3. Saludos Dr. Rolando, un gusto poder acceder a sus artículos.

    ResponderEliminar

Seguidores

USTED ES EL VISITANTE